terapia tratamiento de miasmasPara un mejor entendimiento, daremos algunas definiciones del concepto de “MIASMA” que en diferentes épocas y corrientes médicas se ha tenido:

·         Conjunto de emanaciones fétidas de suelos y aguas impuras. Thomas Sydenham (16241689) y Giovanni María Lancisi (16541720). Esta concepto se sustituyó más adelante por la teoría microbiana, como causante de enfermedad.
·         Justus von Liebig retoma la teoría de los miasmas, asegurando que la fermentación de la sangre produce gases tóxicos responsables de las más variadas enfermedades, como el cólera, viruela y sífilis.
·         Emanación nociva que se suponía desprendían los cuerpos enfermos o materias en descomposición y que ocasionaba ciertas enfermedades (autor desconocido)
·         Kent decía que: las verdaderas enfermedades crónicas naturales son las que se originan en un miasma crónico. Bajo la perspectiva de Kent el miasma, es una condición que se manifiesta en un individuo y que causa la aparición de alteraciones fisiológicas que se aprecian como enfermedades.
·         El doctor Samuel Hahnemann (Padre de la homeopatía) pensaba que había una enfermedad original: EL MIASMA, y que éste caminaría a lo largo de toda la vida con el ser humano. Percibía a la Cura no solo como el alivio a los síntomas de enfermedad, sino que había que tratar a toda la “personalidad del individuo”. Y siendo médico homeópata, tenía que tener los medicamentos necesarios que transformaran la actitud del individuo en su interrelación con su entorno. Postuló que la fuerza vital o “energía vital” de cada persona es esa fuerza invisible por sí misma apenas reconocible por sus efectos en el organismo, su perturbación “mórbida” se vuelve conocida apenas por su manifestación de la enfermedad en las sensaciones y funciones.
Con estos y otros antecedentes, observaremos a los MIASMAS como alteraciones en la energía sutil, no vistos, no palpables, que manifiestan una alteración entre el individuo y su mundo interno y externo, condicionando síntomas físicos conocidos como “enfermedades”, por tanto, la enfermedad y emanaciones tóxicas se presentan después ¡No antes!
El cuerpo humano, para su buen funcionamiento, requiere de energía vital y sutil. Como un aparato eléctrico depende de una fuente de electricidad que le permita funcionar. Esta energía sutil es regulada principalmente por 7 centros energéticos que podemos conocer como Chakras (también conocidos como padmas, rosa mística en el cristianismo, etc). La entrada de cada Chakra (porción que recibe la energía) es por la espalda y la salida de cada Chakra (donde se emite la energía) es por el frente del cuerpo humano. El “buen” funcionamiento de los órganos vitales (corazón, hígado, riñón, pulmón, etc)depende del “correcto flujo energético” en estos centros reguladores o Chakras.
Cuando hay alteraciones o morbosidades que modifican la función electromagnética de cada centro energético principal, por consecuencia funcionarán incorrectamente órganos, aparatos y sistemas del cuerpo humano que en algún momento los signos y síntomas de estos, los percibiremos –o diagnosticarán- como enfermedades.
 Si quisiéramos ubicar a los miasmas como “algo físico” en nuestra energía, tal vez ayude imaginar que los miasmas son como los “cabellos” que tapan las coladeras del desagüe. Entre mayor sea la cantidad de cabellos, mayor será el bloqueo, lo cual provocaría que se estanque más el agua.
De la misma manera, si un centro energético está bloqueado, el flujo energético se verá interrumpido. Y si los miasmas están en las capas más cercanas a la entrada del centro energético y físicamente más cerca de nuestro cuerpo, el “estancamiento energético” será mayor.
Este tipo de bloqueos o Miasmas serán muy comunes en:
·         Enfermedades crónicas degenerativas (diabetes, cáncer, artritis, esclerosis múltiple, etc.)
·         A raíz de shocks emocionales (sustos, impresiones, etc) y físicos (accidentes, caídas, quemaduras, etc).
·         En alteraciones psíquicas o constelaciones como Anorexia, Bulimia, Esquizofrenia, etc.
·         Adicciones (alcoholismo, drogadicción, emocionales, etc.)
·         En cualquier situación de vida donde la persona se encuentre en un estado crónico compulsivo. Es decir, cuando la persona lleva mucho tiempo con alguna conducta o “hábito” que hace por impulso o aún sin quererlo, de manera automática, sin que lo pueda controlar; de hecho, es como si el hábito lo controlara a él (trabajador compulsivo, comedor compulsivo, jugador compulsivo, quien hace ejercicio compulsivamente, etc.)
O crónico obsesivo, esto es, cuando una persona tiene ideas o preocupaciones fijas y constantes (recurrentes) que no las puede alejar de la mente, y éstas lo dominan. Como en la etapa inicial de enamoramiento o de un problema; sin embargo, cuando pasa mucho tiempo –en cada persona y situación varía- los miasmas generados bloquean el flujo energético, y a la larga, debido a este estado obsesivo, “aparecen” alteraciones emocionales y/o enfermedades.
En nuestra experiencia, en muchos casos, limpiando los miasmas como bloqueos energéticos, y equilibrando el campo electromagnético como apoyo en el tratamiento de alteraciones y enfermedades, las personas tienen una mejor recuperación en su la SALUD en todas sus manifestaciones como las que arriba mencionamos.
El equilibrio miasmático con péndulo hebreo y filtros es otro servicio BIOENERGÉTICO que BIOBACH tiene para eltratamiento integral en la SALUD.